Conoce cinco claves para detectar si tus proyectos generan valor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Tener a cargo la formulación y evaluación de los proyectos de todas las áreas de una organización implica no solo hacer que se ejecuten sino saber si realmente sus resultados son tangibles. 

Los proyectos son esfuerzos temporales con resultados únicos. Así lo consideró el Project Management Institute (PMI) tras constatar algo que muchos profesionales aprenden de manera empírica: encontrarse con factores que generan algún grado de incertidumbre hace parte de la cotidianidad.

También es normal esperar que toda la energía puesta en dichos factores arroje un resultado positivo y permita encarrilar el proyecto hacia un buen destino.

Por ello, es clave saber si las iniciativas emprendidas generan valor para la empresa, a través de cinco claves que presentamos a continuación, con base en el concepto de análisis de negocios planteado por el PMI.

Este enfoque te permitirán actuar con mayor precisión y eficiencia, sin desperdiciar tiempo ni recursos.  

Si se genera valor agregado a los propietarios por lógica se tienen que estar cumpliendo los objetivos de mercadeo, producción y talento humano”

William H. Rocha Jácome, docente de la Universidad Popular del Cesar.

Conoce nuestra lista con las mejores apps de gestión de proyectos

Un buen análisis de negocio

Icono de comentario

Ubicar el problema:

En primera instancia, es necesario que identifiques, definas y acuerdes el problema o la oportunidad con los principales interesados y personas responsables. Este paso debe anteceder al planteamiento de una solución determinada, elegida entre varias posibles.

Icono de comentario

Elegir la solución:

Puedes proponer distintas soluciones, pero debes escoger la que se ajuste mejor a las condiciones particulares de la compañía. También es necesario establecer los beneficios particulares del negocio, además del momento y el encargado de la medición del avance en el cumplimiento de las metas.

Icono de comentario

¡A rodar!

Luego, debes autorizar el proyecto. De nada sirven las buenas ideas que no se ejecutan. Para ello, los productos finales y los beneficios de negocio deben estar en consonancia, dado que estos se formulan para generar valor desde el inicio. Aumentar las ventas, mejorar el servicio al cliente o disminuir los tiempos de transacción son algunos ejemplos de objetivos y beneficios medibles a partir de resultados.

Icono de comentario

Pon la lupa en el valor

No olvides hacer seguimiento a la creación de valor y beneficios, a partir de la premisa de que una organización competitiva no puede funcionar con una visión de corto plazo. La idea no es solo cumplir con fechas y presupuestos, sino obtener los resultados esperados. En ese sentido, el analista de negocios juega un papel importante en velar que lo establecido y autorizado tenga claridad y se mantenga durante el desarrollo de todo el proyecto.

Icono de comentario

Evaluar y ajustar

Por último, recuerda que al finalizar un proyecto no siempre se logran los resultados esperados en el tiempo contemplado. Lo más probable es que solo después de algunos meses o semanas de su implementación se perciban avances hacia los objetivos. En este punto es necesario que haya un analista de negocios encargado de evaluar y mejorar, a partir de procesos y herramientas que faciliten el seguimiento; de hacer nuevas propuestas, y de aprender sobre evaluación y selección de proyectos.

También podría interesarte:

Nivel
Intermedio
¡Desafíos del mercadeo hoy! Dos autores y sus enseñanzas prácticas
Nivel
Intermedio
¿Cómo desarrollar tu creatividad? 6 técnicas que te ayudarán
Nivel
Intermedio
[Caso de éxito] ¿Análisis de datos gratis? Plink lo hace para sus clientes

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin