¿Están muriendo las contraseñas? 4 alternativas que las reemplazarán

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las personas siguen usando «123456» con mucha frecuencia. Aquí hay cuatro formas de identificación que podrían proteger mejor a la empresa y a sus cuentas que se utilizarán en el futuro cercano.

Más de la mitad de los adultos que trabajan hoy en día conocieron internet y los teléfonos móviles desde una edad temprana, y ahora, casi todas las facetas de nuestras vidas se viven en línea. 

Y con la llegada del teléfono inteligente, que cada persona de cada generación tiene ahora en su bolsillo, ha habido una interrupción en las compras minoristas y la banca en línea. No te estamos diciendo nada nuevo.

Los expertos en ventas minoristas creen que la Inteligencia Artificial desempeñará un papel clave, ya que no habrá una razón para visitar un lugar físico para realizar una compra. Podremos ver, probar y tocar productos (y no se olvide de hablar con un experto en productos en vivo) sin tener que visitar una tienda.

Toda esta actividad comercial que se lleva a cabo con solo deslizar un dedo debe hacer que las organizaciones reflexionen sobre la forma en que se debe autenticar la identidad del usuario.

Seis tips para evitar ser víctima de “secuestro de información”.

Afuera con lo viejo …

La primera línea de defensa para la mayoría de las instituciones financieras y las empresas de comercio electrónico es la combinación de nombre de usuario y contraseña. Sin embargo, nunca se pretendió que la contraseña fuera la columna vertebral de una sólida estrategia de ciberseguridad; se creó más como una disuasión menor para acceder a datos confidenciales. 

Hace muchos años, los criminales cibernéticos descubrieron formas de descifrar contraseñas, sortearlos o engañar a la gente para entregarlas – este último es una práctica conocida como ingeniería social, que es el método más usado en la actualidad para la obtención de las credenciales de usuario.

Pero, ¿cómo serán las contraseñas del futuro? Teniendo en cuenta las tendencias actuales, es probable que dentro de cinco años, los sistemas de identificación basados en datos biométricos estén más extendidos y se utilicen junto con la autenticación de dos factores para mayor seguridad. 

Si bien las contraseñas tradicionales no desaparecerán completamente en ese momento, es probable que se complementen con otras medidas con mayor frecuencia.

El Dataísmo, un futuro con más adeptos que cualquier religión.

Aquí hay cinco cosas que podrían reemplazar las contraseñas en un futuro cercano:

1. Biometría

La autenticación biométrica, como los lectores de iris, huellas dactilares, voz y rostro, son formas comunes de identificación en la actualidad. Sin embargo, un defecto en la biometría es que su huella dactilar o iris no cambian, lo que significa que en cierta forma son contraseñas que no se pueden restablecer.

Descarga ya el ebook: Ciberseguridad en el Internet de las Cosas (IoT)

2. Cero inicio de sesión

El inicio de sesión cero se refiere al uso de características de comportamiento únicas, como los patrones de escritura, la ubicación y la ocupación, para confirmar la identidad. Permite a los usuarios iniciar sesión en aplicaciones sin necesidad de hacer nada. Por ejemplo, los modelos más nuevos de iPhone permiten a los usuarios cambiar la presión de su botón de inicio y detectar y recordar señales de otros dispositivos.

3. Microchips implantados

Algunas empresas han comenzado a implantar empleados con microchips para reemplazar las tarjetas y códigos de acceso clave, permitiendo que los empleados entren a edificios y equipos de acceso colocando su mano microchip junto a un lector. Sin embargo, este método tiene una serie de implicaciones éticas y puede ser más difícil lograr que las personas se involucren.

Los suecos se han vuelto muy activos en el uso de microchips, con un debate escaso sobre los temas que rodean su uso, en un país interesado en las nuevas tecnologías y donde el intercambio de información personal se presenta como un signo de una sociedad transparente”

4. Contraseñas del cerebro

Las contraseñas cerebrales se refieren a una lectura digital de la actividad cerebral de una persona mientras mira una serie de imágenes y objetos. Una persona se autenticaría inicialmente con un pasaporte o huella digital o escaneo facial. Las ondas cerebrales que responden a diferentes estímulos revelarían una estructura cerebral biológica única, creando una contraseña cerebral. Parece sacado de la película Blade Runner, pero ya está aquí.

Si bien estos nuevos métodos agregan una capa adicional de seguridad, aún tienen un defecto inherente al que se enfrentan las contraseñas de hoy: cómo y dónde puede almacenar la información de manera segura y garantizar que no se la pirateará. 

Las contraseñas siempre serán dinámicas a medida que la evolución de la tecnología y las consideraciones éticas continúen chocando.

También podría interesarte:

Nivel
Intermedio
¡Desafíos del mercadeo hoy! Dos autores y sus enseñanzas prácticas
Nivel
Intermedio
¿Cómo desarrollar tu creatividad? 6 técnicas que te ayudarán
Nivel
Intermedio
[Caso de éxito] ¿Análisis de datos gratis? Plink lo hace para sus clientes

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin